top of page
Estamos en vivo

NOVEDADES

LA HISTORIA DE CÓMO UNOS EXITOSOS EMPRENDEDORES DE LA NOCHE A LA MAÑANA LO PERDIERON TODO

Actualizado: 28 jul 2021



María y Juan, eran dos emprendedores que desde jóvenes crearon su propio negocio lleno de originalidad e innovación.

Invirtieron sus propios ahorros, sus familias les hicieron aportes y lograron un préstamo en el banco, con mucho sacrificio fueron creciendo y teniendo éxito en sus clientes, lo que más llamaba la atención del público, y lo que los diferenciaba de toda su competencia, eran sus originales creaciones como su marca “Wifu”, los diseños de sus empaques y de sus locales, el nombre de sus productos, sus mismos productos y recetas nuevas, sus publicaciones en redes, su publicidad etc; todo el mundo los reconocía por esas cosas más que por otra cosa.

El fruto de tanto esfuerzo y años de trabajo los tenía felices a ellos, a su equipo de trabajo y a sus clientes; sin embargo, cometieron un error, quizá muy común, pero muy grave: No protegieron éstos intangibles en Propiedad Intelectual que eran, sin lugar a dudas, su activo más valioso, nunca registraron su marca, ni todo el conjunto de innovaciones que hacían de su negocio algo único y muy valioso.

Brutus, una persona que siempre les tuvo envidia, pues no lograba que su negocio obtuviera el éxito, reconocimiento y originalidad de “Wifu”, investigó y se enteró que María y Juan nunca habían registrado esas innovaciones e inmediatamente decidió apoderarse de todo: registró la marca y copio todo lo demás. Es así cómo lo único que tuvo que hacer fue notificarlos de que legalmente no podían seguir usando la marca “Wifu” pues ya era el titular y dueño legal. Así María y Juan no tuvieron más remedio que cambiar su marca, imagen, diseños, recetas etc pero nadie los conocía y todos buscaban a la marca “Wifu”, en la quiebra sólo les quedó cerrar sus tiendas físicas y virtuales, dejar a sus trabajadores sin empleo, vender las pocas cosas físicas que no tenían mucho valor y perdieron años de creaciones, esfuerzo y trabajo. Volvieron a empezar desde cero, y aprendiendo la lección, iniciaron protegiendo legalmente y registrando todas sus creaciones y marcas.

Brutus, aunque de manera injusta, pero legal, se quedó con todo el patrimonio y lo vendió a un empresario por mucho dinero.


¿Aún crees que proteger legalmente todas las creaciones que genera tu negocio y registrar tu marca es algo que “puede esperar”? ¡Protege tu activo más importante! escríbenos a hola@legaltechcol.com o escribenos a nuestro whatsApp 3506969369 y solicita una asesoría gratuita.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page